Posts Tagged guaraníes

La pequeña aborigen abrió sus manos y dejó salir su amargura

Posadas. Tarde de cielo gris y humedad espesa. Mucho calor. Siesta aclimatada para un tereré de cocú con mucho silencio y pocas palabras. Vereda, calle desierta. De repente se escuchan finas voces venir doblando por la esquina. Menuditos ellos, descalzos sus pies, inocentes sus almas. Caminan por el asfalto dejando atrás a cada paso un fragmento de su historia ancestral.

Son siete jóvenes guaraníes de no más de 16 años cada uno en promedio. Una de ellas, en sus brazos, carga un pequeño de escasos meses que es su hijo.

¿No me querés comprar un collar?, preguntó con un tono de voz entre inocente y suplicante uno de los pequeñitos artesanos de la vida, mientras me ofrecía unos collares de cuencas y semillas. 

¿Y cuanto cuesta?, le pregunté. Agachó la mirada, y con la boca entrecerrada dijo: cinco pesos. Pagué el escaso precio para tan invalorable producto, pero le pedí que conserve el dinero, y también el colgante.

A todo esto, una de las nenas del grupo estaba atrás, escondida y lagrimeando. La miré y me atravezó una angustia ajena. -Es mi hermana, está enferma-, se apresuró en contestarme el interlocutor. No sabemos que le pasa, agregó.

Me acerqué hasta ella, le pregunté que le pasaba. No hicieron falta palabras, sus ojos vidriosos y mejillas empapadas hablaron por sí solas.

Vi en sus ojos negros como el tizón la frescura del agua convertida en veneno, el sabor del yopará con apariencia artificial, el bosque nativo arrasado y con olor a raleo y pino ellioti, y familias enteras emigrando a la ciudad.

Retrocedí sobre mis pasos, me senté de nuevo en mi silla. Y no dije nada. Pero pensé. Cuantos collares más, venderán en esta tarde.

Naikén.-

“Los hechos y personajes de esta historia son de ficción. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia”.

Dejar un comentario